Resultados 2013 - 2014

Control y Sanción: un camino muy escabroso

Con un promedio de 59,4 puntos, las Instituciones Educativas Superiores (IES) se encuentran en un nivel de riesgo alto de corrupción en el factor Control y sanción. Las universidades evaluadas obtienen un promedio de 62,8 puntos en este factor, mientras que los institutos técnicos y tecnológicos apenas alcanzan 55,7 puntos.

Cinco de estas instituciones (8 por ciento) se ubican en niveles de riesgo muy alto, y todas ellas son institutos técnicos y tecnológicos. De las 62 IES, sólo la Universidad de Caldas y la Universidad de Quindío logran ubicarse en un nivel de riesgo moderado de corrupción.
  
La limitada capacidad de las entidades para generar acciones de control a disposición de la ciudadanía revela un fuerte distanciamiento entre la comunidad académica y las instituciones educativas superiores. La ciudadanía no tiene acceso a información o a pruebas del desempeño de la gestión de las entidades, y tampoco cuenta con los espacios de diálogo y concertación necesarios para mejorar esta situación.



Un sólo espacio para muchas cuentas



La rendición de cuentas a la ciudadanía, ejercicio que contribuye a la democratización de la gestión pública y a la mejora de los controles administrativos, es una tarea pendiente por parte de las IES.  

Lo anterior se pone de manifiesto en la limitada coherencia entre las estrategias y las actividades estipuladas en el plan Estratégico Institucional, así como en el plan de Acción, en torno al tema de la rendición de cuentas. El 51,6 por ciento de las IES no cuentan con coherencia entre la estrategia y la puesta en marcha en este tema.  

Esto genera una gran preocupación cuando se observa que 87,1 por ciento de las entidades no realizan la rendición de cuentas a la ciudadanía a través de un espacio diferente al de la audiencia pública. Adicionalmente, 25 IES reconocen que no realizaron la rendición de cuentas a la ciudadanía mediante una audiencia pública presencial y 23 de ellas manifestaron que no cuentan con espacios diferentes para realizarlas. 

 

Información para los organismos de control, no para la ciudadanía 

El derecho de petición y el buzón de peticiones, quejas, reclamos y sugerencias (PQRS) son instrumentos que utilizan las entidades públicas para ofrecerle al ciudadano un servicio efectivo, oportuno y ágil, y así favorecer la comunicación entre ambas partes.

A pesar de que en el papel las IES cuentan con lineamientos y directrices dispuestos para la planeación y seguimiento del sistema de PQRS, su puesta en marcha ha sido muy lenta. De 62 entidades, 29 no tienen disposición para responder efectivamente un derecho de petición; 32 no entregan el documento solicitado, y 30 no cumplen el plazo legal para emitir su respuesta. Lo anterior se traduce en que sólo 48,4 por ciento de la muestra evaluada facilita la pronta y oportuna respuesta al ciudadano a través de un derecho de petición.

Este hecho adquiere mayor relevancia al ponerse en evidencia que 38,7 por ciento de las IES no facilita información a la ciudadanía sobre la existencia y uso del buzón de peticiones, quejas, reclamos y sugerencias a través de la línea telefónica, lo cual impide que la comunidad académica cuente con la información necesaria para acudir a esta herrramienta.

Las IES no sólo no disponen de herramientas para fortalecer la comunicación con la comunidad académica, tampoco cuentan con lineamientos y directrices que garanticen su participación. Sólo seis entidades involucran a la ciudadanía en la formulación de herramientas de planeación, lo cual refleja una limitada promoción del control social en las IES. 


La buena noticia es que la gran mayoría de las IES entregaron de manera oportuna la información a los organismos de regulación y control educativos. De 62 entidades, 55 reportaron su información al Sistema Nacional de Información de la Educación Superior y 42 enviaron oportunamente los informes contables a la Contaduría.

Con el apoyo de: