Resultados 2013 - 2014

Visibilidad: el vaso medio lleno

La divulgación de información pública es un pilar fundamental de la democracia y el acceso igualitario a ella, sin impedimentos burocráticos, constituye un indicador de la calidad del sistema democrático. Mediante información valiosa, oportuna y útil, se hacen posibles la petición de cuentas, el voto a conciencia, el control social, la confianza de la ciudadanía en las instituciones estatales y, también, una mejor gestión pública.

Por estas razones, el índice de Transparencia Municipal (ITM) evaluó el grado de madurez institucional para la divulgación de información pública y su nivel de publicidad en las áreas de Gestión del Talento Humano, Planeación, Prevención de la corrupción, Gestión de bienes y servicios, Gestión presupuestal y financiera, y Atención al ciudadano.

Los resultados evidencian un modesto grado de disposición de información sobre las áreas clave de la gestión pública y la existencia de una infraestructura institucional incipiente y de corto alcance en las entidades participantes en la medición. El factor Visibilidad apenas promedia 51,2/100 puntos y, por primera vez, se ubica como el componente con la media más baja en comparación con las anteriores mediciones del ITM.

El indicador que más se acerca al nivel moderado de riesgo de corrupción – Divulgación de la gestión administrativa - registra una lejana media de 65,4 puntos. Como se puede observar en la gráfica 6, los promedios de los restantes cuatro indicadores se ubican por debajo de 60 puntos, lo que los clasifica en niveles de riesgo medio, alto y muy alto. El anterior panorama plantea la inquietud sobre el punto hasta el cual las entidades evaluadas están preparadas para aplicar los nuevos mecanismos de acceso a la información pública, entre ellos los creados por la Ley de transparencia y acceso a la información pública (Ley 1712 de 2014).

Déficit institucional en publicidad y manejo de información

La preparación institucional parte de considerar la existencia de lineamientos o políticas internas que establezcan los procedimientos para la divulgación de información. Apenas 26 entidades cuentan con lineamientos de divulgación de información pública. De ellas, 9 establecen la periodicidad de divulgación y los criterios de publicación, 13 identifican un esquema para la entrega de información y 12 disponen de una dependencia o funcionario encargado de la misma. Ninguna entidad conserva un inventario de información publicable.



De igual forma, en la etapa de manejo y conservación de la información producida por la entidad, también se presentan falencias relacionadas con la aplicación de normas de gestión documental. De acuerdo con la información reportada por el Archivo General de la Nación, 51 por ciento de las entidades contó con un archivo municipal, pero sólo 65 por ciento de estas aprobó tablas de retención documental y 48 por ciento las aplicó.

Por otro lado, los resultados evidencian las fortalezas de las entidades para publicar documentos de planeación como el Plan de Acción 2013 y el Plan de Compras 2013 en formatos de datos abiertos (Excel y PDF con acceso a copia de texto), de manera que se permita reutilizar el archivo para los fines de quien los demande.

Un valioso acervo de información sin publicar

Los resultados revelan que las entidades evaluadas adelantan la publicación de información sobre planeación y gestión en cumplimiento de órdenes legales, pero enfrentan dificultades asociadas a la publicación del seguimiento y evaluación de las diferentes áreas y planes institucionales. Así, por ejemplo, la publicación de informes de interventoría de contratos de obra pública promedia 14,8 puntos; la publicidad de información sobre evaluaciones al desempeño de servidores públicos 19,5 puntos; la publicidad de informes de ejecución presupuestal 31,7 puntos; la publicidad de informes periódicos de PQRS4   34,1 puntos, la publicidad de reportes de seguimiento periódico al Plan de Desarrollo 36,6 puntos y la publicidad de planes de mejoramiento emitidos por los órganos de control 41,5 puntos.


Baja publicidad en la oferta de programas sociales

En esta misma línea, los hallazgos dan cuenta del bajo nivel de publicidad de información básica sobre los programas sociales locales5. En promedio, la publicidad de criterios de selección alcanza 19,5 puntos, la publicación de listados de beneficiarios de los programas 19,7 puntos y la publicidad de información básica sobre estos 38,9 puntos. Si bien es cierto que algunos programas son más divulgados, en ningún caso el promedio supera 50 puntos.


El nivel de publicación de todos puede considerarse como deficiente, máxime cuando se trata de información general para los potenciales beneficiarios. Esta información es clave porque es a través de los programas sociales que la población más vulnerable se relaciona directamente con el Estado en el ámbito local.

Los riesgos de corrupción identificados en la medición del factor Visibilidad tienen que ver con el déficit institucional de divulgación de información pública y con la existencia de un valioso acervo de información pública que no había sido puesto a disposición de la población y los diferentes grupos de interés a través del sitio web durante las vigencias 2013-2014, lo que podría haber afectado el derecho de acceso a la información pública consagrado en la Constitución Política.

 


4La sigla corresponde a peticiones, quejas, reclamos y sugerencias.
5Los programas sociales evaluados por el ITM fueron: Adulto mayor, SISBEN, Más Familias en Acción, Red Unidos, subsidio de vivienda, cupos escolares y de alimentación, régimen subsidiado en salud y atención y reparación integral a víctimas del conflicto armado.

Con el apoyo de: