Resultados 2013 - 2014

Contralorías departamentales: en entredicho su gestión institucional y misional

Resultados generales

Los órganos de control territorial, encargados del control fiscal en los departamentos, obtienen una calificación promedio de 55,5/100 puntos, casi tres puntos por debajo del promedio de calificación que logran las gobernaciones, uno de sus sujetos de control (59,1/100). Este resultado permite aseverar que la fortaleza institucional para vigilar los riesgos de corrupción queda en entredicho. Tal puntaje pone a las contralorías en el rango de riesgo alto de corrupción en la gestión administrativa y señala una doble alerta, puesto que está en entredicho la gestión institucional y misional de las contralorías.

Solo las contralorías del Huila y Meta logran calificaciones que las ubican en riesgo moderado, mientras que 56 por ciento de las entidades evaluadas se clasifican en riesgo alto y muy alto de corrupción. En nivel de riesgo medio se ubica el 38 por ciento y el nivel de bajo de riesgo de corrupción queda desierto (gráfica 12). 




Mapa de riesgos


  1. Las contralorías cuentan poco. Un puntaje de 47,7/100 muestra una tendencia hacia la opacidad en el proceso de gestión y en su desempeño misional. Estos entes de control son frágiles en su capacidad para entregar información pública de manera proactiva (ver gráfica 13). La información sobre el presupuesto de las entidades, el recurso humano y la atención a la ciudadanía es pobre o inexistente.

  2. Diseños institucionales precarios. El deficiente promedio de 57/100 en los diseños institucionales que pueden favorecer la toma de decisiones discrecionales muestra fragilidad. 5 de los 6 indicadores tienen promedios por debajo de 59,9/100 puntos, y sólo el indicador Gestión del control fiscal obtiene un promedio de 81,2/100. A pesar de esta buena noticia, el indicador también plantea la pregunta sobre cuál es la garantía de los procesos de control fiscal a cargo de entidades debilitadas (ver gráfica 14).

  3. Pobre diálogo con la ciudadanía. Que las contralorías mejoren en Promoción del control social, único indicador que en promedio obtuvo más de 75 puntos, contrasta con calificaciones deficientes en Rendición de cuentas (49,6/100) y Sistemas de peticiones, quejas y reclamos (57,7/100). Es claro que se le dificulta a los órganos de control territorial someterse al escrutinio público. El promedio del factor es de 61,2/100. (ver gráfica 15).

Con el apoyo de: