Resultados 2013 - 2014

Control y sanción: contralorías sin compromiso con la ciudadanía

El factor de Control y sanción evalúa tres tipos de control a la gestión pública: social, institucional e interno. Por eso preocupan las profundas debilidades de las contralorías departamentales en relación a los procesos y prácticas asociadas a la interlocución con la ciudadanía.

Las contralorías obtuvieron un promedio general de 61,2 puntos en este factor, por lo que se ubican por encima del promedio de las calificaciones del ITD, en un riesgo medio. Aunque fue el factor en que se obtuvieron las más altas calificaciones, existen deficiencias. Se debe tener en cuenta que el indicador Control institucional se calcula con la información suministrada por la Procuraduría General de la Nación, que indaga sobre información de sanciones disciplinarias, fiscales y penales de los funcionarios. Pero como solo se recibió información de las contralorías de Chocó, Cundinamarca, Sucre y Vichada, que reportaron una calificación de 0 puntos, se contempló este indicador como No Aplica, ya que no involucra a la mayoría de las entidades.

 


Deficiencia en los canales de diálogo con la ciudadanía


El indicador Control social evalúa qué tan involucrada está la ciudadanía en los procesos de planeación, ejecución y seguimiento de programas y proyectos de la entidad. El subindicador con mejores calificaciones fue Condiciones institucionales para el control social, que obtuvo en promedio 93,8 puntos; 28 de las 32 entidades alcanzaron la máxima calificación, indicando que tienen lineamientos de política de participación y una oficina encargada de este tema.

En cuanto a la disposición de información a Transparencia por Colombia, que evalúa documentos esenciales de contratación, talento humano, planeación y documentos anticorrupción, la calificación promedio fue de 79,3 puntos, donde solo 8 entidades entregaron en su totalidad los documentos solicitados. Los documentos que menor porcentaje de entrega presentaron fueron los de talento humano, con una calificación promedio de 74,6. La hoja de vida del asesor de planeación no la entregaron 14 entidades y la del asesor jurídico no la presentaron 11. Del mismo modo, los documentos que hacen referencia a la lucha contra la corrupción, como lo son el Plan Anticorrupción, la matriz de riesgos y el seguimiento al plan, obtuvieron una calificación promedio de 68,8 puntos, ya que 8 entidades no entregaron ni el plan ni la matriz de riesgos, y 14 de las 32 entidades no entregaron el seguimiento al Plan Anticorrupción.

La promoción de espacios de diálogo con la ciudadanía, que obtuvo en promedio 59,6 puntos, refleja fallas en los canales de comunicación con la población, en particular en la variable que indaga sobre si se involucra a la ciudadanía en la formulación de herramientas de planeación. Esta se ubica en un nivel de riesgo muy alto, con un puntaje de 16,7 en promedio, ya que 23 entidades presentan calificaciones de 0 puntos.

En camino a la eficiencia del control interno

El indicador Control interno de gestión, que evalúa las acciones adelantadas con respecto a las obligaciones alrededor de medidas anticorrupción y la coherencia de las funciones y competencias del jefe de control interno, obtuvo en promedio 69,1 puntos, ya que 29 de las 32 entidades tienen lineamientos internos de la gestión de control interno. Sin embargo, sólo 21 hacen seguimiento a los planes de mejoramiento, y 17 entidades tienen informes de reportes sobre hallazgos de corrupción. Lo anterior apunta a una debilidad de la oficina de Control Interno para mitigar y disminuir riesgos de corrupción. En el caso de la coherencia de las funciones y competencias del jefe de esta dependencia, solo 14 entidades cumplieron al 100 por ciento con los criterios mínimos de evaluación de su selección a partir del manual de funciones y las hojas de vida.

Carencia de comunicación interna para solucionar las demandas de la ciudadanía

El indicador Sistema de PQRS evalúa la eficacia y eficiencia del Sistema de Peticiones, Quejas, Reclamos y Sugerencias de cada entidad. En la verificación realizada a través de la línea telefónica, Cesar y Vaupés obtuvieron calificación de 0 puntos y 28 entidades alcanzaron la máxima calificación.

En Condiciones institucionales del sistema de PQRS ninguna entidad alcanzó los 100 puntos. Esto se debe a las deficiencias que presentan los documentos acerca de los lineamientos internos de la tramitación de PQRS, que debe contener un análisis, estadísticas y el tiempo de respuesta, para lo cual se encontró que 18 entidades obtuvieron calificaciones de 0. Del mismo modo, 20 de las 32 contralorías no cumplen con el contenido de PQRS contra sujetos de control.

Por último, se encontró que tan sólo 5 entidades cuentan con canales de investigación y denuncia. Es decir, que tienen una línea exclusiva de denuncias de hechos de corrupción y protección al denunciante. Así mismo se concluyó que 12 de las 32 contralorías no respondieron el derecho de petición enviado a las entidades, mientras que 28 atendieron las PQRS telefónicamente.

Contralorías sin compromiso con la ciudadanía

La rendición de cuentas consta de varios documentos y actividades realizadas por las entidades. Se encontró que en el informe de gestión, un documento tan importante para que la ciudadanía se entere de la gestión de la administración, tan solo 11 entidades superaron los 60 puntos. A pesar de ser un resultado deficiente, las entidades presentan contenidos mínimos, como el presupuesto ejecutado, cumplimiento de metas, temas de contratación y talento humano. De las 31 entidades que cumplieron con ciertos parámetros del contenido del informe, 29 lo publicaron mediante canales de información básicos como página web, cartelera, publicaciones y periódicos.

Frente a las condiciones institucionales para la rendición de cuentas, la revisión de la estrategia de rendición de cuentas y la planeación de este mecanismo, arroja resultados preocupantes. Sólo 7 de las 32 entidades superaron los 80 puntos.

Así mismo, 21 de las 32 contralorías realizaron una audiencia pública y presencial de rendición de cuentas y de estas, sólo 7 superaron los 80 puntos ya que cumplieron de manera parcial con la entrega de información a la ciudadanía previa a la audiencia, contemplaron espacios de interacción con la ciudadanía, hicieron difusión de la audiencia pública y elaboraron un análisis para obtener retroalimentación.

Sólo 10 entidades llevaron a cabo un segundo ejercicio de rendición de cuentas. 6 obtuvieron una calificación de 0 puntos y tan sólo Norte de Santander alcanzó 75 puntos, al cumplir parcialmente con los requisitos señalados. Lo anterior refleja la falta de compromiso de las restantes contralorías de rendir cuentas a la ciudadanía sobre información de interés de la gestión de la administración.

Con el apoyo de: