Análisis de resultados 2015-2016

RESULTADOS GENERALES

Pobre atención a la sociedad civil

El principal propósito de esta sexta medición del Índice de Transparencia Departamental es evaluar las condiciones institucionales que ayudan a promover una gestión transparente en las administraciones departamentales.

El panorama sigue siendo preocupante para las gobernaciones en Colombia pues son evidentes las debilidades en el desarrollo de espacios efectivos de rendición de cuentas. Y los mecanismos de atención a la ciudadanía y la gestión del Talento Humano son deficientes. En este punto es importante resaltar la labor efectuada por las tres gobernaciones que en mayor grado aumentaron su calificación en esta vigencia respecto a la anterior: Putumayo (20.1 puntos), Vaupés (17.0 puntos) y Caquetá (15.1 puntos) . Por el contrario, preocupan las gobernaciones que más bajaron en su puntaje. En particular Córdoba (-10.3 puntos), Nariño (-10.1 puntos) y Boyacá (-8.7 puntos).

NIVELES DE RIESGO DE CORRUPCIÓN

Es importante resaltar la labor que en promedio han hecho las gobernaciones para disminuir el riesgo de corrupción al que están expuestas sus administraciones. Se evidencia, por un lado, que el porcentaje de entidades que se encontraban en un riesgo muy alto de corrupción en la medición pasada disminuyó en casi 10 puntos porcentuales. Por otro lado, el porcentaje de entidades ubicadas en riesgo moderado de corrupción aumentó 10 puntos con respecto a la medición pasada.

RESULTADOS POR FACTORES

A pesar de la buena labor que han hecho para divulgar la gestión presupuestal y financiera, la evaluación refleja que algunas entidades no promueven mecanismos que permitan el acceso a la información por parte de la ciudadanía, esto lo refleja el indicador Divulgación de Información Pública que evalúa las condiciones institucionales para la divulgación, el cual obtiene una calificación promedio que se ubica en un nivel de riesgo alto de corrupción.

El factor Institucionalidad muestra las debilidades estructurales que tienen las gobernaciones frente a las prácticas de contratación, manejo del talento humano y comportamiento ético.

Las calificaciones obligan a prestar especial atención a indicadores como Gestión del Talento Hu-mano, Políticas, Medidas y Estrategias Anticorrupción y Comportamiento Ético, que siguen en deuda, pues no alcanzan el nivel de riesgo medio (60 puntos). El indicador Gestión de la Contratación es el único que refleja avances en la gestión de las gobernaciones.

En cuanto a los aspectos evaluados en el factor Control y Sanción, es importante que las gobernaciones fortalezcan el desarrollo de espacios efectivos de rendición de cuentas y mecanismos oportunos de atención a la ciudadanía. Sin embargo se resalta, por un lado, que las gobernaciones de Caquetá, Vaupés y Arauca, fueron las que más puntos subieron en su calificación con respecto a la medición pasada, y por otro, las que más bajaron fueron Boyacá, Guaviare y Córdoba.

RESULTADOS POR CATEGORÍA

Los resultados del Índice muestran que las gobernaciones de categorías 3 y 4 siguen siendo las que presentan mayor riesgo de corrupción. Llama la atención la baja calificación de gobernaciones de primera categoría, como Nariño y Boyacá, y la buena gestión de gobernaciones de segunda categoría como Meta y Santander, especialmente en temas como divulgación de la información pública, los mecanismos de rendición de cuentas y atención a la ciudadanía.

RESULTADOS POR REGIÓN

Las principales debilidades estructurales por regiones se detectan en la Caribe, de la cual hacen parte 25 % de las gobernaciones (ocho entidades), al evidenciarse que en promedio presentan un riesgo alto de corrupción, con una calificación promedio de 52.1 sobre 100 puntos. Igualmente, las regiones de Occidente, Centro Oriente, Pacífica y Caribe disminuyeron su calificación con respecto a la medición 2013-2014.

Por un lado, la evaluación evidencia las falencias que siguen presentando las gobernaciones para publicar los documentos que informan sobre el desarrollo de la gestión pública. Se resalta la ausencia de iniciativas que promuevan el acceso a la información a los ciudadanos, sobre todo de las entidades que hacen parte de la región Caribe y la Amazonía. Por otro lado, en términos de institucionalidad son evidentes las debilidades que muestran en sus prácticas de contratación, manejo del talento humano y comportamiento ético de sus funcionarios. Se identifica un panorama alarmante en esta materia, en especial en las gobernaciones que hacen parte de la región Pacífica y en las tres gobernaciones de la Amazonía.

Con el apoyo de: