Análisis de resultados 2015-2016

CONTROL Y SANCIÓN

Persisten las deficiencias en el servicio al ciudadano

El diálogo con la ciudadanía y la promoción de un sistema efectivo de pesos y contrapesos constituyen elementos fundamentales para el desarrollo de una gestión pública transparente. En esta perspectiva, se busca estimar la existencia de riesgos de corrupción en los mecanismos de control de la gestión de las entidades, con el propósito de evaluar los aspectos que componen el factor Control y Sanción por medio de la apreciación de los mecanismos de rendición de cuentas y el sistema de atención a la ciudadanía.

La presente evaluación del Índice de Transparencia Departamental muestra un panorama preocupante, pues este factor fue el único que disminuyó su calificación con respecto a la medición pasada. Las gobernaciones, presentan en promedio un riesgo alto de corrupción debido a las debilidades estructurales relacionadas sobre todo con el Sistema de Atención al Ciudadano y los mecanismos de rendición de cuentas a la ciudadanía.


MECANISMOS ILUSORIOS DE ATENCIÓN A LA CIUDADANÍA

El riesgo muy alto de corrupción, identificado en los aspectos que se evalúan en el indicador Sistema de Atención al Ciudadano, evidencia las serias debilidades que tienen las gobernaciones al no responder de forma efectiva y oportuna las solicitudes hechas por la sociedad civil.



10 gobernaciones (31 %) no cuentan con un documento interno de lineamientos y directrices de la tramitación interna de las peticiones, quejas y reclamos. De esas entidades sólo Santander y Meta cuentan con un manual específico para tratar temas de lucha contra la corrupción. Sin embargo, no todo es negativo: 21 gobernaciones cuentan actualmente con una línea de atención para quienes denuncian hechos de corrupción.

En este mismo orden, el equipo de investigación de Transparencia por Colombia realizó un ejercicio para verificar el sistema PQRS de las gobernaciones a través de la línea de atención al ciudadano. Se encontró que solo en 15 gobernaciones el funcionario que contestó la llamada respondió sobre cómo funciona el sistema PQRS. Adicionalmente, solo siete gobernaciones indicaron que la PQRS realizada por la persona puede hacerse de manera anónima. Por otro lado, en las gobernaciones de Atlántico, Boyacá, Caldas, Tolima y La Guajira respondieron la solicitud de información hecha a través del canal de PQRS dispuesto en la página web de la entidad dentro de los plazos establecidos.


RENDICIÓN DE CUENTAS: INFORMACIÓN INSUFICIENTE




Los aspectos evaluados dentro del indicador Rendición de cuentas muestran el alto riesgo de corrupción que tienen las gobernaciones a la hora de generar mecanismos efectivos para divulgar su gestión frente a la sociedad civil (ver gráfica 1). Las mayores debilidades se presentan al evaluar el mecanismo de la audiencia pública de rendición de cuentas, un ejercicio que por ley deben llevar a cabo todas las entidades públicas en Colombia.

En cuanto al contenido de los informes de gestión presentados por las gobernaciones en la vigencia 2015, se identificaron algunas debilidades, pues sólo 9 gobernaciones muestran información sobre su gestión en la contratación pública dentro del informe de gestión y 13 mencionan una estrategia de lucha contra la corrupción.

Las gobernaciones de Chocó, La Guajira, Amazonas, Sucre, San Andrés, Putumayo, Vichada y Risaralda no hicieron audiencia pública en la vigencia correspondiente. Igualmente, 58 % de las entidades no hicieron una evaluación posterior a la audiencia pública, y sólo cinco de ellas hablaron del fortalecimiento institucional y la lucha contra la corrupción como uno de los temas tratados en dicho espacio. Por otro lado, se evaluó dentro del Índice un segundo espacio de rendición de cuentas distinto a la audiencia pública y se pudo evidenciar que 28 % de las gobernaciones evaluadas realizó un segundo espacio de rendición de cuentas, como foros, ferias o mesas de diálogo, entre otros.

 

PARTICIPACIÓN SOCIAL INCIPIENTE

En relación con la evaluación de las condiciones institucionales que ofrecen las gobernaciones para la participación ciudadana, se identificaron alertas al ver el bajo porcentaje de recursos que destinan para este propósito. No obstante, es importante resaltar que 27 de las gobernaciones evaluadas involucraron a la ciudadanía en la formulación del Plan de Desarrollo de la vigencia. También se evaluó como buena práctica el ejercicio de espacios no formales de diálogo de participación: 23 entidades realizaron mesas de diálogo con la ciudadanía y encuentros ciudadanos para conocer necesidades.

PANORAMA GRIS PARA LA ENTREGA OPORTUNA DE INFORMACIÓN

El riesgo alto de corrupción que muestra el indicador Control Institucional (ver gráfica 8) obedece, en alguna medida, a las debilidades disciplinarias y fiscales de las gobernaciones, que se miden con base en las sanciones impuestas. Sólo tres entidades entregaron oportunamente el marco fiscal a mediano plazo a la Contraloría General de la Nación, y seis presentaron el informe de avance en planes de mejoramiento a la auditoria.

GESTIÓN ACERTADA DEL CONTROL DISCIPLINARIO

Los aspectos evaluados dentro de indicador Control interno de gestión muestran que sólo 25 % (ocho gobernaciones) eligió al jefe de Control Interno a través de un proceso de meritocracia, lo que refleja los posibles riesgos en los que se pueden incurrir por el uso excesivo de modalidades de contratación directa para este tipo de cargos.

Es importante resaltar la gestión de la oficina de Control Interno en todas las gobernaciones evaluadas, pues realiza seguimiento a su proceso de gestión y en 91 % (29 gobernaciones) se emiten alertas en este proceso de seguimiento.

Con el apoyo de: