Análisis de resultados 2015-2016

PRESENTACIÓN

Transparencia en las regiones: Una visión de la institucionalidad pública desde la sociedad civil

La calidad de vida de los colombianos depende directamente de la calidad de sus gobiernos, de la eficiencia de sus entidades y, claro está, de una gestión libre de corrupción.

Vencer la corrupción demanda acciones de prevención, de investigación y de sanción. Para ello es necesario contar con información confiable que permita a gobernantes y ciudadanos identificar los riesgos y acometer acciones de mitigación. Con este interés, desde hace ya más de 14 años la Corporación Transparencia por Colombia, en alianza con la cooperación internacional, realiza el Índice de Transparencia Departamental, ejercicio de control social que hoy hace su sexta entrega.

En esta oportunidad se evalúa el proceso de gestión administrativo entre el año 2015 y el mes de abril del 2016 de 32 gobernaciones y 32 contralorías departamentales, justo en el momento de la transición entre la finalización del periodo de gobernadores y contralores en 2015 y el ini-cio de los nuevos mandatarios en 2016. Esta radiografía ciudadana a la gestión de las entidades entrega calificaciones totalmente comparables con los resultados que obtuvieron las entidades en la medición 2013-2014, razón por la cual los gobernantes y sus equipos podrán observar el avance o no de sus arreglos institucionales en pro de la transparencia.

Como podrán ver en las siguientes páginas del informe, los riesgos de corrupción que acechan la gestión pública no son pocos, y si bien se dan pasos importantes en relación con las medidas y acciones para la visibilidad de la gestión y la garantía del acceso a la información, las decisiones y acciones relacionadas con la contratación, el empleo público y la lucha contra la corrupción siguen sin tener los resultados esperados. 61.5/100 es la calificación promedio para las gobernaciones, mientras que para las contralorías departamentales es 61.4/100, ubicándose en riesgo medio de corrupción, lo cual da a entender que los diseños institucionales y los procesos de gestión de la mayoría de los departamentos del país son presa fácil de la corrupción, lo que pone en peligro el desarrollo y el bienestar de los colombianos.

Si bien el país ha hecho propuestas normativas e institucionales para garantizar una gestión más eficiente y un proceso más íntegro, aún la meta de “cero corrupción” logra más impacto en el discurso que en la práctica. Lo anterior tiene mucho que ver con la opacidad, el exceso de discrecionalidad y la debilidad de las regulaciones alrededor del proceso de gestión. La ruta de la mitigación es clara, sólo falta más decisión política y mayor control por parte de la sociedad civil.

Agradecemos el apoyo de los órganos de gobierno de la Corporación, así como el trabajo com-prometido del equipo de investigación, de los consultores y del grupo de servidores públicos que con la entrega de información hacen posible esta iniciativa.

Finalmente, agradecemos el respaldo y apoyo de la Unión Europea durante estos años, que nos ha permitido culminar dos evaluaciones. Así mismo, desde la Corporación Transparencia por Colombia reconocemos la disposición de las autoridades para suministrar la información requerida por nuestro equipo de investigación.

Gerardo Andrés Hernández Montes
Director Ejecutivo
Corporación Transparencia por Colombia

Marcela Restrepo Hung
Directora de Gestión del Conocimiento
Corporación Transparencia por Colombia


Con el apoyo de: